Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
La madera es un material muy noble y así lo hemos apreciado de seguro en incontables oportunidades, cada vez que procedemos a utilizarla notamos lo resistente y además lo buena que resulta para nosotros.
Es por ello, que cuando deseamos tener una puerta, en múltiples ocasiones optamos por adquirir una puerta de madera que nos resulte lo suficientemente útil para nuestra protección pero además de ello, una puerta de madera facilita y engrandece la decoración ya que permite multiplicidad de diseños sobre la misma.
Pero a pesar de esto, las puertas de madera pueden llegar a presentar problemas producto del transcurso del tiempo, como también producto de los agentes externos, no obstante no tienes por qué preocuparte hoy te traemos una serie de recomendaciones para que puedas solventarlas tú mismo.
Tu puerta de madera sin problemas.
El principal problema puede residir en el sonido que la misma comienza a emitir una vez que se abre y cierra, este es un fuerte indicativo de que las bisagras están teniendo inconvenientes, pero dispensa que el asunto es muy fácil de solventar, lo primero que debes hacer es cerciorarte del estado de las bisagras.
Si las notas un poco rodadas, es porque los tornillos comenzaron a desajustarse, procede con el destornillador a ajustarlos, si notas que uno de los tornillos no encaja es conveniente retirar toda la bisagra y revisar; ya que en muchas ocasiones esto se debe a que el agujero se ha expandido un poco lo que necesita que debas introducir un tornillo nuevo y más grueso.
O por el contrario, tal vez debas considerar la adquisición de bisagras nuevas, recuerda que para este proceso vas a necesitar la colaboración de alguien para desmontar la puerta, y luego la ayuda de dicha persona para colocar las bisagras nuevas sobre la misma.
Procede a untar un poco las bisagras con resina, o en tal caso con vaselina, para que estas se mantenga lubricadas y no emitan sonido alguno, también para que las mismas faciliten el abrir y cerrar de la puerta, todo esto puede contribuir a un óptimo funcionamiento de esta.
Cuando la cerradura de la puerta comienza a presentar dificultad para abrir, esto obedece a que el sedimento ha hecho de las suyas, pero para esto te tenemos la solución, busca un envase con el dispositivo de spray.
Vas a preparar un poco de agua con jabón (preferiblemente si este es liquido), vas a verter la mezcla en el envase, para luego proceder a rociarlo sobre la cerradura, deja humedecer por espacio de 30 minutos a 1 hora, luego procede a retirar con una espátula de metal toda clase de sedimento, introdúcela la llave y veras que ya funciona.
Lo más normal que aparezca en una puerta de madera, son los agujeros pequeños que se hacen producto de los roces o bien del embate del tiempo, pero esto no tiene por qué ser para ti un problema.
Vas a necesitar de un envase, aserrín y cola blanca, con la ayuda de una pequeña paleta, vas a batir el aserrín con la cola, cuando la observes lo suficientemente espesa procederás a rellenar el agujero, espera que este seque, si notas la superficie rugosa, pásale una lima de madera para que puedas rebajarla, al final si es de tu gusto puedes pasarle una brocha con thinner para que la dejes como nueva, sin embargo, debes hacer esto sobre toda la puerta.
Lo más recomendable es que le pases la liga suave a toda la puerta, y con la brocha luego le apliques el thinner verás cómo esto le da una apariencia nueva.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies